La madera es otro de los materiales que se pueden cortar con agua, aunque es aconsejable hacer un estudio previo para poder recomendar la madera más adecuada según el trabajo, ya que no tienen el mismo comportamiento todas las maderas en contacto con el agua.